Vacaciones en pareja en Tenerife

 

En las vacaciones de verano hicimos una escapada en pareja a Tenerife. La isla es espectacular, no es ninguna sorpresa, pero desde luego la experiencia hay que vivirla en primera persona.

Siendo la isla más extensa de todas las Canarias, con más de 2000 kilómetros, no es de extrañar que los lugares y las actividades para realizar sean infinitos.

El modo más fácil de visitarla es, sin duda, alquilando un coche. Hay muchísimas empresas que se dedican a ello, como Autos Reisen o Autos Plaza, entre otras.

Explorar la parte norte de Tenerife

Nosotros decidimos comenzar nuestro primer día explorando la parte norte, adentrándonos de lleno en la naturaleza prácticamente virgen de la playa de los Patos, en La Orotava.

Aunque el acceso es relativamente complicado y puede resultar peligroso para personas que no estén en las mejores condiciones físicas. Esta zona de arena volcánica es un remanso de paz y tranquilidad.

Vacaciones en pareja en Tenerife

Vacaciones en pareja en Tenerife

Siguiendo nuestro paseo por el municipio, nos acercamos al casco histórico de la villa de La Orotava. Para fotografiar la conocida como Casa de los Balcones, una casa museo donde hacerse una idea de cómo era la vida épocas atrás.

Los jardines del Marquesado de la Quinta Roja fueron otro de los puntos en el que nos paramos a admirar la belleza natural, paisajística y arquitectónica. Una bonita ciudad por la que pasear entre las distintas iglesias y casas señoriales de la zona centro.

Vacaciones en pareja en Tenerife

La segunda jornada de mis vacaciones de verano en España la destinamos al gran atractivo de Tenerife por excelencia: el Teide y su Parque Nacional. Su volcán es una visita obligada, y aunque no solicitamos el permiso para subir a pie hasta la cima. Sí ascendimos más de 1000 metros en tan sólo 8 minutos usando el teleférico.

Para el tercer día preferimos el mar y nos fuimos a la parte suroeste. Donde contratamos una excursión en barco para avistar ballenas y delfines. Con varios puertos de salida, Adeje es todo un complejo de diversión plagado de discotecas, tiendas, hoteles y restaurantes. La tarde la dedicamos a conocer mejor los alrededores y hacer algunas compras.

Ya que íbamos a la zona, el cuarto día aprovechamos para refrescarnos en Siam Park, un parque acuático de pura inspiración tailandesa.

Los dos últimos días fueron íntegros para Santa Cruz de Tenerife. Llenos de actividades culturales y con un parque marítimo que invita a pasar una jornada entera de sol y agua.

Fueron días breves pero intensos.

¡Hasta luego!